INSTRUCCIONES DE USO PARA CORDUS

¡IMPORTANTE! NO apliques la terapia sin antes haber leído el manual del usuario.

Click para descargar manual detallado

También puede consultar vídeos de apoyo

¡Felicidades! ¡Ahora tienes la solución al problema de tu espalda! Los resultados dependerán de la constancia y el uso correcto de CORDUS

Introducción

El diseño de CORDUS permite relajar los músculos profundos de la columna vertebral de manera sencilla y desde la comodidad de tu casa. Es útil para quien quiera mejorar la salud de su espalda, su vitalidad y su rendimiento. Es beneficioso para personas con problemas en la columna pero también para deportistas, oficinistas, yoguis, entre otros.

CORDUS se coloca en cada una de las vértebras para eliminar la compresión de los discos intervertebrales. El uso constante del aparato favorecerá a la regeneración de los discos y a la recuperación de la movilidad de las articulaciones de la columna.

CORDUS funciona mediante la auto-gravitación, un método seguro, no invasivo y fisiológicamente natural para la columna vertebral, ya que funciona con el propio peso del cuerpo. Además brinda los beneficios de magneto-terapia, digitopresión, yoga pasiva y masaje profundo. Este tipo de métodos se usan desde la antigüedad en la medicina oriental.

CORDUS puede ser aplicado de manera profesional por especialistas, pero gracias a la sencillez de su aplicación puede ser utilizado en casa. Niños a partir de diez años de edad y con altura mayor a 1.50 metros pueden usar Cordus.

Es indispensable obtener un diagnóstico con un especialista de la columna. No aplicar CORDUS en zonas contraindicadas.

¡IMPORTANTE! Si dentro de tu diagnóstico se encuentra una condición no descrita en este manual, deberá obtener autorización de tu médico antes de usar Cordus.

¿Cuándo se recomienda usar CORDUS?

Cuando se desarrolla el bloqueo funcional de los segmentos de la columna vertebral (espasmos de los músculos intervertebrales): discalgia, lumbalgia, ciática, toracalgia, cervicalgia.

Síndrome de dolor miofascial y restricción de la movilidad en zona del cuello, torácica y lumbar.

Sobrecarga muscular crónica y fallas biomecánicas en el sistema músculo-esquelético, provocadas por los entrenamientos deportivos o trabajos pesados.

Dolores de espalda y cuello provocados por la sobretensión muscular, muchas veces relacionados con la postura estática y el levantamiento de peso.

Síndrome de dolor, como consecuencia de protrusión (algo que sobresale) del anillo fibroso del disco intervertebral (hernia discal); el síndrome del túnel, síndromes nerviosos periféricos, entumecimiento de las manos, síndrome de “hombro congelado” y epicondilitis del hombro.

Osteocondrosis en cualquier ubicación, escoliosis 1° y 2°, cifosoliosis 1° y 2°, osteocondropatía juvenil (enfermedad de Sheyerma-Mau), errores de postura, retraso en crecimiento (altura) de niños y adolescentes.

Dolores de cabeza de distinta etiología, insuficiencia de la circulación sanguínea en el cerebro, relacionada con la patología de las cervicales en el cuello, síndrome de la arteria de la columna vertebral, neuralgia del nervio occipital e insomnio.

Disfunciones del sistema nervioso autónomo provocados por fallas biomecánicas en los segmentos locomotores de la columna vertebral; problemas cardíacos, angina pectoral, enfermedad coronaria (isquemia miocárdica), distonía neuro circular hipotónica o de tipo hipertónica; fallos funcionales en vista y oído (después de fallos periféricos de circulación sanguínea), discinesia vesicular, las interrupciones o cambios en las funciones de los bronquios y los pulmones, estómago, intestino, hígado, páncreas, riñones y sistema genitourinario.

Diabetes, presión arterial baja, problemas ginecológicos, baja energía sexual y mala circulación sanguínea.

Mejora del organismo en general, previniendo fallas del aparato locomotor en adultos y niños.

Contraindicaciones:

Puedes usar CORDUS si no tienes prohibidos los masajes, ya que tiene contraindicaciones parecidas a los masajes terapéuticos. CORDUS tiene significativamente menos contraindicaciones que la quiropraxia y otras terapias similares.

Podemos dividir las contraindicaciones en absolutas y condicionales:

Contraindicaciones absolutas

Las absolutas normalmente son estados de salud muy graves: como cáncer, enfermedades infecciosas, etc. Estas contraindicaciones son similares a las de otras terapias para la espalda y para practicar la mayoría de los deportes.

Procesos infecciosos específicos o no específicos en la columna vertebral y articulaciones, como: osteomielitis de la columna vertebral, espondilitis tuberculosa, espondilitis anquilosante y otras.

Tumores en la columna vertebral y en la médula espinal, o neoplasias malignas de cualquier localización.

Lesiones traumáticas recientes (menores a 6 meses) en la columna vertebral o lesiones graves en la cabeza.

Trastornos agudos de la circulación cerebrovascular: infarto cerebral, aterotrombosis, oclusión de la arteria vertebral y etc.

Anquilosis,completa falta de movimiento de las articulaciones.

Inestabilidad severa de los segmentos espinales (grado 3 y 4) con el padecimiento de espondilolistesis.

Enfermedades graves de los órganos internos.

Epilepsia

Contraindicaciones condicionales

Las contraindicaciones condicionales son cuando no se puede aplicar el aparato en una zona específica, pero sí se puede aplicar en otras zonas de la columna.

Escoliosis grado 3 y 4: de la curvatura de la columna vertebral, puedes usar Cordus siempre y cuando coloques el dispositivo en las zonas NO dañadas

Hernias discales y anillo fibroso está roto, puedes usar Cordus 6 cm arriba y/o 6 cm abajo de la zona dañada.

Osteoporosis, puedes utilizar el producto 3 cm arriba y/o 3 cm abajo de las zonas dañadas

Embarazo, puedes usar el aparato únicamente en la zona cervical y en la zona dorsal (arriba de los omóplatos).

Cirugía de columna reciente, puedes usarlo después de 6 meses de la intervención y deberás comenzar a usarlo de manera moderada.

Consulta otras limitantes en DIAGNÓSTICOS ESPECIALES

En algunos diagnósticos se recomienda no colocar CORDUS directamente en la zona dañada, en estos casos el método de uso es colocar el aparato en el resto de la espalda, evitando dicha zona. Al ser la columna un sistema conectado, toda mejoría en cualquier parte de la estructura dará beneficios a otras áreas.

Diagnósticos especiales

ARTRITIS/ARTROSIS: no se recomienda utilizarlo directamente en las zonas afectadas, colócalo 3 cm, arriba o abajo de este punto, sobre todo, se recomienda tomar anti-inflamatorios y someterse a magnetoterapia por lo menos  dos veces al año. Se recomienda complementar con SACRUS.

PARÁLISIS CEREBRAL ESPÁSTICA INFANTIL: en casos leves puede complementar otros tratamientos.

CERVICALGIA: en las primeras tres sesiones coloca CORDUS en los puntos básicos, después de más atención en zona cervical y zona del trapecio (aplique en cada vértebra de dichas zonas).

COXARTROSIS: ayuda siempre y cuando no haya osteoporosis, de no padecerla, úsalo de forma moderada*, excluyendo la zona dañada. Se recomienda complementar con SACRUS.

DESPLAZAMIENTO DE LA VÉRTEBRA: evite colocar directamente en la zona dañada. Coloca CORDUS en zonas cercanas al problema, 3 cm arriba o abajo de la zona afectada.

DISCOS EMPALMADOS, PEGADOS O UNIDOS: evite esta zona y trabaje las zonas próximas, 3 cm más arriba o abajo del lugar de empalme. Se recomienda complementar con SACRUS.

DOLOR CIÁTICO (CADERAS Y PIES): en las primeras sesiones con Cordus aplícalo en los puntos básicos y después de tres sesiones aplicar CORDUS en más puntos (vértebras) de la zona lumbar y sacro. Se recomienda complementar con SACRUS.

DOLOR DE HOMBROS: mismo uso que para la cervicalgia.

ESCOLIOSIS: usa CORDUS de forma moderada*, colocando soportes. Realiza los ejercicios recomendados para esta enfermedad. Sólo para los grados 1 y 2. Se recomienda complementar con SACRUS.

ESPONDILOLISTESIS, LISTESIS Y RETROLISTESIS: Evita colocar directamente en la zona dañada. Coloca CORDUS en zonas cercanas al problema, 3 centímetros más arriba o abajo de la zona afectada. Se recomienda complementar con SACRUS.

ESPONDILITIS ANQUILOSANTE: CORDUS puede dar alivio, puede ser aplicado hasta dos veces al día, no aplicar el aparato donde las vértebras ya se integraron (se unieron).

ESTENOSIS: CORDUS te ayudará a quitar los espasmos de los músculos en las zonas cercanas a la zona dañada, de esta forma reducirá la compresión de los discos intervertebrales; frenando los procesos de estenosis. Durante el primer mes de uso coloca CORDUS en zonas sin estenosis, al terminar el mes, aplícalo directamente en la zona dañada de forma moderada*.

FIBROMIALGIA: usa CORDUS como complemento a la terapia recomendada por tu médico, procura hacerlo de noche de forma moderada* y en un ambiente tranquilo.

FIBROSIS: si el padecimiento se encuentra en los músculos cercanos a la vértebras, evita colocar CORDUS directamente en la zona dañada, colócalo en zonas cercanas al problema, 3 cm arriba o abajo.

FRACTURA DE DISCO: CORDUS no puede ser colocado en la zona fracturada. Lo puedes usar en zonas cercanas, 9 cm más arriba o abajo.

GONARTROSIS: además de los puntos básicos se recomienda enfocarse en la zona lumbar (cada una de tus vértebras), sacro y coxis, evita las zonas dañadas, colócalo en segmentos cercanos (3 cm arriba o abajo).

HERNIAS DISCALES: si la hernia mide más de 8 mm, ni coloques CORDUS sobre la zona dañada, lo correcto es colocarlo en los segmentos cercanos (3 cm arriba o abajo) y puntos básicos viables por dos o tres meses, al pasar este tiempo sugerido, revisa el estado de la hernia; si la hernia se redujo hasta 8 mm o menos, puede comenzar a colocar CORDUS de forma moderada*.Si sientes dolor fuerte durante el uso de CORDUS (generalmente en la zona de la hernia) mueve el aparato de 3 a 4 cm arriba o abajo del área que te causa molestia, haz esto de 3 a 5 sesiones y prueba nuevamente en la zona de la hernia, de forma suave.

Si el anillo fibroso está roto CORDUS no podrá ayudarte. Si requieres usarlo para tratar otros problemas usalo 9 cm arriba o abajo del área con anillo fibroso roto.

HIPERLORDOSIS: si esta afección se localiza en la zona cervical, coloca CORDUS sobre una almohada delgada y repose su nuca sobre el aparato, con esto la zona cervical se mantendrá erguida y el aparato trabajará mejor. Si este padecimiento se encuentra en la zona lumbar, te recomendamos que al colocar el aparato generes presión doblando tus rodillas hacia el pecho o poniendo soportes (pueden ser libros) debajo de CORDUS. Se recomienda complementar con SACRUS.

LUMBALGIA: durante las primeras tres sesiones, coloca CORDUS en puntos básicos, posteriormente de más atención a la zona lumbar (de ser posible en cada vértebra). En caso de tener la zona lumbar muy adolorida, trabaje primero la zona del sacro usando el lado “L”.

OSTEOARTRITIS: dependiendo de la gravedad del problema se puede aplicar CORDUS en segmentos de la columna donde la presión generada sea soportable. Es recomendable utilizar el aparato después de una medicación de desinflamatorios. Se recomienda complementar con SACRUS.

OSTEOCONDROSIS: aplica terapia básica.

OSTEOFITOS: si sientes dolor al aplicar CORDUS evita esa zona y trabaja las zonas aledañas.

OSTEOPENIA (PRE-OSTEOPOROSIS): CORDUS puede ser utilizado de forma moderada*.

OSTEOPOROSIS: CORDUS debe ser utilizado únicamente en las zonas no afectadas por este padecimiento.

PIE ADORMECIDO: tratamiento similar al dolor ciático, aunque debe poner mayor atención al sacro. Se recomienda complementar con SACRUS.

POLIOMIELITIS: usa CORDUS de forma moderada*, colocando soportes. Haz los ejercicios recomendados para esta enfermedad. Sólo para los grados 1 y 2. Se recomienda complementar con SACRUS.

RADICULITIS – RADICULOPATÍA: el tratamiento es el mismo que de Lumbalgia.

ROTOESCOLIOSIS: usa CORDUS de forma moderada*, colocando soportes. Haz los ejercicios recomendados para esta enfermedad. Sólo para los grados 1 y 2. Se recomienda complementar con SACRUS.

VÉRTEBRA MOVIDA(DESPLAZADA): evita colocar directamente en la zona dañada. Coloca CORDUS en zonas cercanas al problema, 3 cm arriba o abajo del área afectada.

VÉRTEBRAS UNIDAS (pegadas): evite la zona dañada, usa 3 cm arriba o abajo. Se recomienda complementar con SACRUS.

Uso de CORDUS en casos particulares

CIRUGÍA DE COLUMNA: CORDUS puede ser utilizado después de seis meses de haberse sometido a una intervención quirúrgica, iniciando de forma moderada*.

DIABETES Tipo 1: la aplicación de CORDUS normalmente reduce el nivel de glucosa, por eso sugerimos medir tu nivel antes y después de la sesión para llevar un adecuado control. Consulta a tu médico si es necesario reducir o no el medicamento, ya que es posible que el uso de CORDUS o SACRUS impacte positivamente en la reducción de tu nivel de glucosa. Te sugerimos alternar un día CORDUS y un día SACRUS.

EMBARAZO: usa el aparato únicamente en zona cervical y dorsal (arriba de los omóplatos).

HIPERTENSIÓN: en algunos casos el uso de CORDUS en las zonas cervical y torácica, puede provocar ansiedad y elevar la presión. Recomendamos iniciar el uso de CORDUS el primer mes en la zona lumbar-sacro donde brindará mejoras en la circulación sanguínea, en caso de ser necesario, usa de forma moderada* y llevando control de tu presión arterial.

HIPOTENSIÓN: las personas con baja presión pueden sentir mareo al término de la sesión, es normal, por dicha razón es recomendable usar el aparato antes de dormir.

MARCAPASOS: CORDUS cuenta con imanes de neodimio, para tu seguridad, recomendamos retirarlos antes de usar el aparato.

PROBLEMAS DEL CORAZÓN: si no tiene prohibidos los masajes, CORDUS debe colocarse únicamente en la zona lumbar y coxis.

Le sugerimos hacerse una radiografía de columna y consultar un especialista, de esta manera conocerá tus contraindicaciones, el estado de tu columna y diagnóstico.

Preparación para sesión con CORDUS

La sesión puede realizarse en su casa, oficina o puede realizarla durante sus viajes. Puede aplicar CORDUS sobre el piso o sobre la cama o en una silla. Elige la forma que más te acomode. En todas las opciones obtendrá buenos resultados.

Antes de comenzar la terapia prepara los soportes, te ayudarán a reducir la presión que ejerce CORDUS: tres o cuatro libros de diferente grosor, almohadas o toallas y una frazada para evitar el frío; programe una alarma para no quedarse dormido. Si harás la terapia sobre el suelo utilice una manta doblada o un tapete tipo yoga/ tapete como los que se usan en el yoga. asegúrese de evitar corrientes de aire frío en la habitación; es recomendable calentar la espalda antes de la sesión pasando unos minutos sentado en el sillón, acostado en la cama o usando una compresa caliente.

No te apresures, tómate el tiempo que sea necesario para aprender a realizar adecuadamente tus terapias. El uso de CORDUS debe ser relajante y placentero. Evite hablar, usar celular, computadora, ver televisión u otro.

IMPORTANTE: Si la zona dañada muestra inflamación, hay que desinflamar la zona antes de usar el aparato.

Respiración y Relajación

Durante el uso de CORDUS es necesaria una profunda relajación y respirar con el diafragma (el “trabajo” o movimiento muscular se centra en la zona baja de los pulmones). Concentra la atención en la respiración y en el foco de tensión, relaja este punto mentalmente. Inhala tranquilamente con la parte baja de pulmones, detén el aire unos segundos (sonría dentro de sí mismo y agradezca), mientras exhalas dirige mentalmente esta sensación positiva al punto donde está CORDUS.

No se trata de llenar los pulmones como un globo (esto provoca estrés), ni “aguantar la respiración”, no se trata de competir con nosotros mismos. La respiración adecuada produce placer.

En 1 o 2 min, notarás cómo disminuye y va desapareciendo la presión, ya que el músculo tensionado se resiste al efecto del aparato durante los primeros minutos, dando paso a la fase de relajación.

¡ATENCIÓN! Durante la terapia tienes que sentir presión, NO dolor NI molestias

Para reducir la sensación dolorosa coloca una toalla sobre el aparato. Esto ayudará a suavizar el contacto. En tres o cuatro sesiones tu columna vertebral estará lista para un tratamiento más profundo con CORDUS.

 

Para suavizar el contacto coloca una toalla doblada sobre CORDUS (si es necesario)

Para suavizar el contacto coloca una toalla doblada sobre CORDUS (si es necesario)

Si sientes mucha presión reduce el peso que cae sobre el aparato elevando el cuerpo mediante el uso de soportes (libros, toallas, almohadas)

Para reducir presión coloca algún soporte debajo de otras zonas de la espalda

Para reducir presión coloca algún soporte debajo de otras zonas de la espalda

Si sientes poca presión coloca un soporte debajo debajo de CORDUS (libreta, toalla doblada) hasta sentir presión suficiente.

Para aumentar presión coloca una toalla o libreta debajo de CORDUS

Para aumentar presión coloca una toalla o libreta debajo de CORDUS

Si entre ejercicio y ejercicio te cuesta incorporarte (normalmente esto ocurre durante las primeras sesiones de la corrección torácica) como alternativa puede rodar a su costado y de esta forma sacar el aparato.

Recomendación: Si tienes espalda débil empieza a realizar tus terapias en una cama o sillón. Ve aumentando la intensidad de los ejercicios de manera gradual. De esta forma también obtendrás grandes resultados.

Si tienes dolor severo o un problema grave en alguna vértebra, se recomienda no poner el aparato en dicha zona durante las primeras 10 o 15 sesiones, después comience a ponerlo de forma moderada*.

Si durante la sesión aparece alguna molestia fuerte en un punto de aplicación de CORDUS, muévelo un poco arriba o abajo.

Posición correcta del uso de CORDUS
Alineación correcta del cuerpo al usar cordus

Asegúrate de alinear correctamente tu cuerpo

Mala posición del cuerpo al usar cordus

Evita una mala posición del cuerpo

*Forma moderada

Usar CORDUS de forma moderada significa regular la presión mediante soportes o aplicándolo sobre una cama o sillón de respaldo alto, esto para que no sienta molestia. Debes sentir presión tolerable, nunca dolor.

Usando soportes puedes regular la presión, cuando ésta disminuya los puedes quitar poco a poco (quita uno o dos libros, o coloca una toalla de menor grosor).

Asegúrate de que la columna se encuentre justo en el centro de CORDUS, no pasa nada si varía un poco la ubicación en los puntos recomendados en este manual, es decir, lo puede colocar un poco más arriba o abajo sin ningún problema.

Si tienes algún padecimiento que cause mucho dolor no pongas el aparato en el área donde se origina, durante las primeras 10 sesiones colócalo de 3 a 4 cm arriba o abajo de ese punto.

Solicita ayuda de otra persona en caso de debilidad u obesidad, o bien, úsalo sobre tu cama, superficie suave o sentado en un sillón de respaldo alto (los resultados serán igual de eficaces, aunque requerirá de un mayor número de sesiones).

Para mayor eficiencia te recomendamos usar CORDUS junto con SACRUS, añadir ejercicios especiales según tu diagnóstico y tomar suplementos para mejorar el cartílago. Consulta a tu médico.

Frecuencia de uso

Normalmente CORDUS se usa cada tercer día, de 3 a 4 minutos en cada punto (excepto zonas contraindicadas).

Un ciclo básico se compone de 10 sesiones. Después de terminado un ciclo se recomienda un intervalo de descanso de una semana y después repetir el ciclo, o usarlo una o dos veces a la semana.

Consulta a tu médico para saber si puedes usarlo más a menudo (cada día o en algunos casos hasta dos veces al día). Si al otro día sientes tu espalda un poco adolorida, no usa el aparato de 1 a 2 días.

Terapia básica de CORDUS

Independientemente de la localización de tu dolencia en la columna vertebral, te recomendamos aplicar todos los puntos básicos aquí indicados (excepto zonas contraindicadas).

Es importante que la columna esté posada correctamente entre las puntas de CORDUS (centrada). No te preocupes por la precisión de los puntos. No hay problema si el aparato queda un poco arriba o abajo del punto a trabajar.

Después de 2 o 3 sesiones puedes aplicar no sólo en los puntos básicos sino también debajo de cualquier vértebra (excepto zonas contraindicadas).

La sesión puede ser realizada en piso, en cama o en sofá/sillón con respaldo inclinado.

Puntos básicos de la espalda para el uso de Cordus

Lado C: Cervical

Lado C: Cervical

Lado D: Dorsal – Coxis

Lado D: Dorsal – Coxis

Lado L: Lumbar – Sacro

Lado L: Lumbar – Sacro

ESQUEMA BÁSICO DEL USO DE CORDUS

¡PRECAUCIÓN! No utilices CORDUS sin antes haber leído el manual completo o esta página.

ZONA CERVICAL

Punto 1: Entre vértebras C2-C3

CORDUS se coloca transversalmente al eje de la columna vertebral con el lado C debajo del cráneo (foto 1).

CORDUS se coloca transversalmente al eje de la columna vertebral con el lado C debajo del cráneo

Si sientes que CORDUS resbala o cambia de posición, sosténlo con las manos (foto 2.1) o coloca una toalla en el hueco entre el CORDUS y tu cuello. (foto 2.2 y 2.3)

Si sientes que CORDUS resbala o cambia de posición, sosténlo con las manos

En caso de sentir molestia puedes poner una toalla encima de CORDUS para disminuir la presión. (foto 2.4)

En caso de sentir molestia puedes poner una toalla encima de CORDUS para disminuir la presión.

Punto 2: Entre vértebras C5-C6

Para encontrar este punto, ubica con tu dedo la vértebra 7 (que es el hueso que sobresale) y coloca CORDUS un poco arriba (lado C). En caso de sentir poca presión, entrelaza las manos y colócalas debajo de tu cabeza pegando la barbilla al pecho sin hacer esfuerzo y sin levantar la cabeza (foto 3), también puede darle altura a CORDUS, usando una toalla o libreta debajo de él (foto 4).

También puede darle altura a CORDUS, usando una toalla o libreta debajo de él
Coloca una toalla para aumentar la presión

Recomendación general para zona cervical:

Para mayor profundidad en zona cervical, después de 3 o 5 sesiones, puedes hacer dos medios giros cortos y suaves con tu cabeza, uno a la derecha y el otro a la izquierda, guardando el eje de la columna (sobre CORDUS). En el punto límite de movimiento o donde sienta molestia, mantenga esa posición por 20s y regrese tu cabeza a la posición central.

Al terminar el trabajo en la zona cervical:

Se debe reactivar el tono muscular en esta zona. Retira CORDUS, dobla las rodillas y pon las manos entrelazadas detrás de tu cabeza, inhala y al exhalar lleva tu barbilla al pecho con un 20/30% de esfuerzo; manténte en esta posición de 8 a 10s ¡Mantén la respiración! (foto 5); al terminar vuelve lentamente a la posición inicial. Repite lo mismo con piernas estiradas.

Retira CORDUS, dobla las rodillas y pon las manos entrelazadas detrás de tu cabeza, inhala y al exhalar lleva tu barbilla al pecho con un 20/30% de esfuerzo

Zona Dorsal (Torácica)

IMPORTANTE: Durante el uso de CORDUS no debes experimentar dolor ni molestia, sólo presión. Tu puedes controlar la presión que ejerce el aparato en tu espalda con ayuda de soportes. Si algún punto te causa demasiada molestia o incomodidad incluso cuando colocas soportes, usa CORDUS en tu sofá/sillón durante las primeras 5 o 10 sesiones.

Punto 3: Entre vértebras T2-T3

Coloca el lado “D” de CORDUS por encima de los omóplatos, de 4 a 5 cm debajo de la vértebra C7 (la vértebra que sobresale a la altura de los hombros) (foto 6).

Coloca el lado “D” de CORDUS por encima de los omóplatos, de 4 a 5 cm debajo de la vértebra C7 (la vértebra que sobresale a la altura de los hombros)

Para personas con poca flexibilidad sugerimos acostarse en posición inicial y colocar CORDUS en el punto anterior (2 de cervicales) con el lado “D” hacia arriba, después levanta tu torso hasta que puedas usar tu mano para deslizar CORDUS aprox. 6 cm hacia tus pies y vuelve a acostarte apoyándote en tus codos hasta sentir tu columna centrada. Se recomienda usar un soporte de aprox. 3 o 4 cm de altura (toalla, almohada, libro) debajo de la cabeza. Para dar más presión puedes estirar los brazos por detrás de la cabeza o debajo de ella (foto 7) o déjelos a los costados. Si la presión es demasiada, enrolla una toalla gruesa y colócala junto a CORDUS para reducir el peso de la cabeza. (foto 7.1)

Se recomienda usar un soporte de aprox. 3 o 4 cm de altura (toalla, almohada, libro) debajo de la cabeza.

Punto 4: Entre vértebras T8-T9 o T9-T10

Por debajo de los omóplatos con lado “D” (foto 8). En esta zona la mayoría de las personas tenemos poca flexibilidad, recomendamos aplicar CORDUS en la primera sesión usando un soporte de aprox. 5 cm de altura (libros, toallas) colocado debajo de tu cadera (levante las rodillas, sube tu cadera y pon debajo el soporte), con tus manos coloca CORDUS en lado “D” debajo de los omóplatos (aprox. en la proyección de la boca del estómago), baja tu cadera lentamente. O usa CORDUS en sillón (foto 8.1)

Coloca un soporte para reducir la presión de Cordus

Puedes regular la presión de CORDUS añadiendo o quitando altura al soporte. Para no sentir incomodidad por el desequilibrio del cuerpo, resultado de “demasiada altura” de tu cadera (más de 8 cm), añade un soporte debajo de omóplatos (toalla doblada), con esto obtendrás una posición más horizontal (foto 9)

Puedes regular la presión de CORDUS añadiendo o quitando altura al soporte.

Recomendación general para zona torácica: Al terminar el trabajo en la zona torácica, retira CORDUS. Para reactivar el tono muscular en esta zona, estira piernas y brazos por detrás de la cabeza y con un esfuerzo de 20-30% mantén el estiramiento en todo el cuerpo por 10-15 s. ¡Mantén la respiración! (foto 10).

Al terminar el trabajo en la zona torácica, retira CORDUS. Para reactivar el tono muscular en esta zona, estira piernas y brazos por detrás de la cabeza y con un esfuerzo de 20-30% mantén el estiramiento en todo el cuerpo por 10-15 s.

ZONA LUMBAR

Sin importar donde tengas el padecimiento, realiza la sesión con CORDUS completa, desde la zona cervical hasta el coxis.

Sin importar donde tengas el padecimiento, realiza la sesión con CORDUS completa, desde la zona cervical hasta el coxis.

IMPORTANTE: Durante el uso de CORDUS no debes experimentar dolor ni molestia, sólo presión. Puedes controlar la presión que ejerce el aparato en tu espalda con ayuda de soportes. Si algún punto te causa demasiada molestia o incomodidad, usa CORDUS en esta zona sobre tu cama o sillón durante las primeras 5 ó 10 sesiones.

Punto 5: Entre vértebras L1-L2

Para descargar la zona lumbar, coloca CORDUS en lado “L” en la zona lumbar de la columna vertebral. Levanta la cadera, toma CORDUS por los extremos con las dos manos y colócalo en la parte superior de los lumbares (aprox. 1cm arriba de la proyección del ombligo). Recuéstate sobre CORDUS y relájate.

En caso de sentir demasiada presión usa soportes debajo del sacro. (foto 11)

En caso de sentir demasiada presión usa soportes debajo del sacro.

Punto 6: Entre vértebras L4-L5

Coloca CORDUS un poco arriba del sacro (L4 – L5); (foto 12), busca con tus pulgares los dos huesos grandes de la cadera al lado de la columna y pon el CORDUS un poco arriba de esta zona. Otra manera de ubicar este punto es al terminar el punto 5 subir la cadera y deslizar el CORDUS en línea recta hacia tus pies aproximadamente 10 cm. Si colocas el aparato muy abajo, sentirás que las puntas cónicas pegan directamente al hueso sacro, si esto pasa, sube el CORDUS y colócalo justo arriba del inicio del hueso sacro. Al colocar correctamente el punto 6, arriba del inicio del sacro, baja tu cadera de manera que los glúteos toquen el piso y sientas que se forma un arco. Los glúteos no pueden quedar “volando”. En caso de sentir demasiada presión usa soportes debajo del sacro.

Busca con tus pulgares los dos huesos grandes de la cadera al lado de la columna y pon el CORDUS un poco arriba de esta zona.

Recomendación general para zona lumbar: Normalmente en la zona lumbar al doblar las rodillas se siente mayor presión. Si necesitas más presión coloca tus pies sobre una silla o “eleva” el CORDUS poniendo algo debajo del dispositivo. (foto 12.1)

Normalmente en la zona lumbar al doblar las rodillas se siente mayor presión. Si necesitas más presión coloca tus pies sobre una silla o “eleva” el CORDUS poniendo algo debajo del dispositivo.

Concentra la atención en la respiración y en el foco de tensión, relaja este punto mentalmente.

Recuerda dejar CORDUS en cada punto de 3 a 4 minutos.

Zona Sacro / Coxis

Punto *:

CORDUS se aplica en este punto cuando la persona presenta dolor ciático, de cadera y piernas. Antes de poner el CORDUS en este punto enrolla una toalla y colócala debajo de la zona lumbar. Coloca el CORDUS en tu lado “L” a la mitad de los glúteos, donde el sacro se transforma en el coxis (foto 13). Si esta posición te provoca molestia, prueba deslizando el CORDUS centímetro por centímetro hacia abajo hasta encontrar una posición que no te cause molestia.

Antes de poner el CORDUS en este punto enrolla una toalla y colócala debajo de la zona lumbar. Coloca el CORDUS en tu lado “L” a la mitad de los glúteos, donde el sacro se transforma en el coxis

Si sientes molestia busca una posición correcta en la que no sientas dolor.  También trata estirando las piernas.

Para suavizar el contacto puedes poner una toalla sobre CORDUS (foto 13.1) o dobla las rodillas.

Las manos SIEMPRE se mantienen a los costados.

Para suavizar el contacto puedes poner una toalla sobre CORDUS

Punto 7:

Coloca el lado “D” de CORDUS debajo del coxis (última vértebra de la columna) y estira las piernas. (foto 14)

Coloca el lado “D” de CORDUS debajo del coxis (última vértebra de la columna) y estira las piernas.

Al terminar el trabajo en la zona lumbar-sacro-coxis: retira CORDUS. Para reactivar el tono muscular en esta zona, sostén tus rodillas e intenta empujarlas hacia delante sin soltarlas, con un 20 o 30% de esfuerzo continúa en esta posición por 10-15 s. (foto 15) ¡Mantén la respiración!

Para reactivar el tono muscular en esta zona, sostén tus rodillas e intenta empujarlas hacia delante sin soltarlas, con un 20 o 30% de esfuerzo continúa en esta posición por 10-15 s.

Aquí termina una sesión con CORDUS. Ahora puedes levantarte de costado, muy suavemente.

Si sufres dolor ciático o molestias en la cadera y las piernas, te recomendamos terminar la sesión con este ejercicio: acostado con las piernas estiradas, dobla una rodilla, inhala y al exhalar con un esfuerzo de 20-30% pega la rodilla al pecho, fija la rodilla en ese punto y continúa inhalando y exhalando, cada vez que exhales trata de pegar más la rodilla al pecho, haz esto durante dos minutos para cada pierna. Mantén la cabeza pegada a la superficie y la otra pierna bien estirada. (foto 16)

Mantén la cabeza pegada a la superficie y la otra pierna bien estirada

Para un mayor efecto terapéutico, al terminar la sesión con CORDUS, se recomienda evitar estar de pie, para no dar carga vertical a la columna vertebral. Si tienes que trasladarse a otra recámara, apóyate en las paredes o muebles cercanos. También puedes reposar en sillón o cama. Evite tener actividad física por las próximas dos horas.

Aplicación de Cordus desde la comodidad de un sillón

Toda la sesión o parte de la sesión puede llevarse a cabo sentado en un sillón con respaldo inclinado o acostado sobre tu cama, obteniendo buenos resultados. Los últimos puntos sacro y coxis deben hacerse cuando estés acostado. Los resultados serán positivos.

Al terminar la sesión en el sillón:

Te recomendamos realizar los siguientes movimientos para reactivar el tono muscular:

Inhala y al exhalar baja la barbilla hacia el pecho y mantén esta posición por 10 s. Descansa.

Estira los brazos hacia arriba y mantén la posición por 10 s. Descansa.

Abraza tus codos subiéndolos a la altura del pecho, inhala y estira tu columna hacia arriba, mientras exhalas gira el cuerpo en tu propio eje hacia la derecha y mantén 10 s, de nuevo inhala, estira tu columna hacia arriba y al exhalar regresa a la posición inicial. Repite lo mismo hacia el lado izquierdo.

Otros Usos/Puntos

Uso de Cordus utilizando una silla

Coloca CORDUS debajo del muslo de 3 a 4 min.

Usa una almohada como soporte al aplicar CORDUS en sillón.

Usa una almohada como soporte al aplicar CORDUS en sillón.

Uso de Cordus en el muslo
Uso de Cordus en la pantorrilla

También puedes usar CORDUS en pantorrillas y tobillos. Para tener mayores beneficios, usa de 3 a 4 min por pierna

Después de las primeras sesiones: puedes llegar a sentir una pequeña molestia en alguna parte de la columna vertebral, mareo o picor (ligera quemazón) en la espalda. Nada de qué preocuparse, esto está asociado a la activación de la circulación sanguínea en el tejido endocrino, a la recuperación de la movilidad de las articulaciones y a la activación de la energía de los meridianos de la espina dorsal.

Las personas con presión arterial baja pueden llegar a sentir un ligero mareo debido a que CORDUS disminuye un poco la presión sanguínea.

Durante o después de la sesión puede experimentar sensaciones raras como calor, frío, ligeros temblores o algo similar en tu cuerpo. No te asustes, tus cadenas nerviosas se están reactivando, en una o dos sesiones y estas sensaciones desaparecerán. Te recomendamos usar CORDUS de forma suave durante 2 o 3 sesiones.

Para Mejores Resultados:

Usa CORDUS según tu diagnóstico. Lee las veces que sean necesarias y con mucha atención todo el manual.

Haz ejercicios acordes a tu diagnóstico: de 5 a 10 minutos diarios (los puedes encontrar en YouTube).

TToma suplementos alimenticios para mejorar el cartílago (Consulta a tu especialista).

Elimina malos hábitos que empeoren tu problema: mala postura al sentarte, deshidratación, estrés, etc.

No tengo dolor de espalda, ¿para qué usar CORDUS?

No tener dolor en la espalda no significa que esté libre de problemas. Según estadísticas médicas el 70% de las personas que tienen problemas de hernias, desgaste, espasmos, etc. en la espalda no experimentan dolor y pueden vivir casi durante años y no darse cuenta, hasta que el malestar surge en una etapa avanzada, siendo necesario, en algunos casos, la cirugía.

Una cualidad de los músculos profundos intervertebrales es que no pueden relajarse por sí mismos después de ser tensos. Todas las sobrecargas y emociones como estrés o miedo, provocan espasmos musculares y se van acumulando en las fibras intermusculares, a la larga se convierten en enfermedades graves y no permiten un buen rendimiento del sistema inmunológico.


Ej: Todos acostumbramos cepillar los dientes diariamente, pero no se tiene el mismo hábito para cuidar la columna vertebral, siendo que este es el sistema más importante del cuerpo. CORDUS es ese “cepillo” que necesita tu columna.


Al inicio se recomienda realizar 1-2 sesiones para tratar los espasmos acumulados silenciosamente en tu espalda, posteriormente usa el aparato una o dos veces a la semana. Además, CORDUS puede ser tu mejor aliado anti-estrés.

CORDUS como detector de los problemas

Si al usar el aparato experimenta molestia en alguna zona de columna u otra parte de cuerpo, significa que CORDUS detectó el origen de un problema. Se recomienda hacer un diagnóstico con un especialista.

Enfermedades en órganos internos

CORDUS es un complemento efectivo en el tratamiento de enfermedades de los órganos internos.

Cada vértebra de la columna está conectada a un órgano interno en específico. La señal del cerebro pasa hacia cierta vértebra y después llega al órgano indicado, y viceversa. En caso de aparecer fuertes espasmos musculares se afectará la correcta comunicación entre el cerebro y el órgano interno, con el tiempo el órgano empezará a fallar y a doler. En estos casos el consumo de medicamentos no ayudará, ya que la raíz del problema está en la columna. CORDUS quita los espasmos de los músculos profundos, lo cual ayuda a recuperar la motricidad y conexión de la columna.

Liberando la columna de los espasmos musculares, mejorará el flujo de energía y tu sistema inmunológico.

¿No has sentido mejoría usando Cordus?

Menos del 1% de nuestros clientes no obtienen resultados. Según nuestras investigaciones esto se relaciona a:

Uso incorrecto del aparato, consecuencia de no leer con atención el manual

No tener un diagnóstico correcto

No ser constante en tus terapias con CORDUS.

Si no ven resultados inmediatos dejan de usar el aparato.

Si CORDUS no te ayuda a solucionar tu malestar de forma rápida puede ser porque para tu diagnóstico son necesarias más sesiones. Para otros diagnósticos como son los degenerativos, el aparato no cura el padecimiento, pero puede ayudar a detener el avance de la enfermedad, lo que también es un buen resultado. En estos casos te recomendamos no suspender el uso del aparato, sino complementarlo con otros tipos de terapias. Consulta a tu médico.

El uso constante del aparato dará mejoría para tu columna y el resto del organismo. Es como tener tu propio masajista, quiropráctico y acupunturista en casa. Si lograste buenos resultados con CORDUS, no dejes de usarlo. Relájate con CORDUS por lo menos una vez a la semana. Los malos hábitos de la vida diaria provocan la aparición de espasmos musculares causantes de un sin número de padecimientos.

¡Haz de CORDUS parte de tu vida!

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com
MENU
0

Tu carrito

×